Signo Sagitario

En Sagitario nos encontramos con las características luminosas y entusiastas del elemento Fuego, cualidades que comparte con Leo y Aries. Son sagitarianos las personas nacidas entre el 21-22 de noviembre y el 21-22 de diciembre.

El sagitariano reúne las características del optimismo, de la vitalidad, del despliegue físico, de la naturaleza y de la libertad. Les gustan los deportes. Su sentido de la vida reside en gozar lo mejor posible, disfrutar de lo placentero, de todo lo abundante. Por otra parte, es un signo ético, porque está lleno de normas, leyes que a veces los llevan a la rigidez y al dogmatismo.

Para un sagitariano hay una ley y es para cumplirla, se siente bien haciéndolo. Esto dependerá de la escala de valores de la persona, pero en general tiende a hacer una religión con sus ideas y le gusta organizar la vida de los demás. Es como un intérprete de la verdad y necesita enseñarla. También necesita que lo escuchen y dar consejos.

Es de afectos naturales y espontáneos. Con necesidad de viajar, de moverse. Les gusta creer en algo, y algunos sagitarianos tienen ideas filosóficas y místicas. Habitualmente son ideólogos e incluso fanáticos.

signo sagitario

Su necesidad de creer en algo lo conduce a no soportar la contradicción. La verdad que descubren los moviliza y les da sentido a sus vidas, por lo tanto se convierte, para ellos, en una verdad absoluta, inamovible e indiscutible.

Para el sagitariano el saber lo resuelve todo y esto hace que cueste entenderlo, porque por un lado son sociables, vitales, les gustan las fiestas y dar todo, pero luego cuando alguien los contradice sacan de adentro de ellos al juez tendiendo a juzgar y a ordenar.

Desde lo psicológico el sagitariano no es una persona afectiva sino emocional, que es diferente. Por eso les resulta dificultoso relacionarse personalmente, lo hacen mejor socialmente, o por alguna causa, por eso tienden a ser maestros, gurúes o sacerdotes. Detrás de la superficie luminosa y optimista del sagitariano, hay cierta tristeza y vulnerabilidad que a veces se convierte en depresión y desesperanza. Tanto los hombres como las mujeres de este signo hacen un enorme esfuerzo para ser felices.

Los sagitarianos no se llevan bien con su cuerpo porque los dioses no necesitan del cuerpo, ni de las limitaciones de la vida. Esta personalidad tendiente a lo espiritual y a lo luminoso suele encontrarse con la dificultad para ajustarse o bancarse los límites de la realidad, de lo corporal, pero principalmente les sucede que confían demasiado en su suerte y en su ánimo positivo.

Confían tanto en la vida que ella generalmente los trata amablemente. Tanto a los hombres como a las mujeres de Sagitario les gusta la aventura, necesitan comunicarse y, sobre todo, como toda energía de fuego necesitan estar enamorados de lo que sea: una idea, una religión o del amor.

El Sol en Sagitario

Algunas características de este signo ponen de relieve a Zeus, en el que se destacan extraordinariamente las condiciones masculinas, competitivas, dominantes y ampulosas. Es un dios ultra masculino, estas características hacen que Sagitario a veces se escude en una especie de personalidad indolente y bondadoso, pero, en realidad, Zeus es el padre de los Dioses y de los hombres, es el hijo de Rea y debe liberarse de ella para ejercer el poder.

El principal aspecto de Sagitario es la búsqueda incesante de un espíritu que trascienda el destino y la muerte, porque emerge del destino oscuro de Escorpio y asume su papel de gobernador de los dioses y los hombres. Sin embargo, Zeus no era totalmente libre ni dominaba totalmente la situación, estaba dominado por su madre.

Hay una cuestión subyacente de disputas y peleas en el patrón de Sagitario, pero también exhibe una superficie luminosa, optimista y brillante del signo, cierta tristeza y vulnerabilidad que por momentos se convierte en depresión y desesperanza.

Tanto los hombres como las mujeres de Sagitario hacen mucho esfuerzo para ser felices y cuando de alguna manera la realidad o la boleta del teléfono impaga aparece debajo de la puerta, se deprime y para muchos es muy difícil de entender.

Los Sagitario deben encontrar el equilibrio entre sus deseos trascendentales y las limitaciones que les impone la vida cotidiana.

El cuerpo y la depresión no son pautas inútiles en los sagitarioanos porque alimentan el lado más creativo del signo. El sufrimiento está ligado a su lado mortal y le impide volar tan alto como él quiere y lo obliga a someterse a las leyes de la naturaleza. Sagitario es un centauro y su parte vulnerable es la animal.

Su cuestión principal está ligada a su padre Zeus y seguirlo en la aventura. Justamente, el padre sagitariano dice: Sígueme en esta aventura, no te ates a cosas cotidianas, sal de lo material, aventúrate, se libre. De esa lucha sobreviene la desilusión de Sagitario y para realizar plenamente su camino solar debe trabajar sobre «lo echado a perder por el padre» y que, en este caso, es el espíritu de la aventura.

La no atadura, el creer en algo -en el espíritu de Zeus que lo invita permanentemente a volar en busca de lo especial, olvidándose del Centauro, su parte animal y su instinto de conservación- lo lleva a no andar con minucias.

La raíz de la sombra de Sagitario yace en su dificultad para ajustarse a las limitaciones de la realidad. Zeus o Júpiter, reyes de Dioses, eran lo mejor, lo más grande, no tenían límites y eso está muy bien para los dioses. Pero el Arquero es mortal, no puede hacer lo mismo y le sobreviene la depresión. De todas maneras, él confía en su buena fortuna y en su optimismo.

Por ello se repone fácilmente de las situaciones críticas.

Los Sagitario debemos reconocer que nuestro padre no es un Dios, por eso es duro para nosotros vernos frente a frente con lo humano y mortal.

Si el Sol de Sagitario está tironeado por aspectos desafiantes la lucha con esa figura paterna se torna muy difícil y cada tanto aparece la desilusión, y por ende la depresión de sentir tanta desilusión por el padre. Sagitario es el signo que más agrandada tiene la figura de Zeus.

Mapa del Sitio