La mujer Sagitario y su salud

La mujer Sagitario tiene aproximadamente las mismas predisposiciones patológicas que el hombre del mismo signo: hígado débil, vesícula biliar delicada y frecuentes reacciones alérgicas, relacionadas siempre con las emociones, los disgustos, las cóleras reprimidas o las decepciones.

Tiene la suerte, sobre todo en su juventud, de encontrarse cómoda con su cuerpo. Pero debe vigilar su silueta, pues tiende a la exuberancia de formas. Sólo el ejercicio físico acompañado de un estricto control dietético pueden salvarla de la celulitis, su mayor enemiga.

Como tiende a consolarse en los malos momentos comiendo alimentos ricos en calorías, a los que es muy aficionada, la lucha es dura: por desgracia para ella, las emociones, en vez de hacerle perder el apetito, se lo aumentan.

Es de humor variable, como el hombre del mismo signo, pero más propensa a la alternancia de depresión y euforia. A veces estalla en cóleras repentinas, grita y se deja llevar por la histeria. Hay en todo Sagitario, hombre o mujer, un Júpiter tronante armado con su rayo, pues no por nada es Júpiter el planeta que rige el signo.

La mujer Sagitario y su salud

Julieta Venegas es del signo Sagitario.

Como el hombre Sagitario, también ella necesita llevar una vida sana, equilibrada y protegida de conmociones, tanto físicas como espirituales. Un mínimo de actividad física, un número suficiente de horas de sueño y una alimentación siempre controlada son la mejor garantía para su equilibrio físico y mental. Puede, eso sí, permitirse un exceso de vez en cuando, sólo para no perder la alegría de vivir.

Debe evitar los alimentos demasiado grasos y pesados, la repostería, los dulces, el pan, la pasta y todo lo que engorda.

Le convienen las carnes asadas, las ensaladas, las hortalizas crudas, aunque no demasiadas, la verdura (debe tener cuidado con la acedera y las espinacas, muy ricas en ácido oxálico), el tomate, el melón, la remolacha, etc. Tampoco le perjudica el marisco (sin excederse) ni el pescado a la plancha.

Como digestivo, por la noche, mejor que el licor se le recomienda una infusión de tomillo, romero o menta. Si no tiene voluntad para hacer gimnasia, es deseable que practique la danza moderna, la equitación o la natación.